Seamos claros, lo difícil del asunto es externalizar la producción. Todos sabemos lo complicado que es encontrar el país adecuado en el que fabricar tus productos al precio más bajo; buscas el país con los salarios más insignificantes, la empresa más cochambrosa y el socio local con menos escrúpulos... pero nadie te asegura el éxito. Siempre está ahí la maldita competencia que encuentra un nuevo lugar más alejado o una aduana más "amiga". A desmontarlo todo y volver a empezar.¿Y qué decir de la logística? Siempre  un poco más lejos, un poco más allá, dependiendo de larguísimos tránsitos, de costes cada vez más altos...Y todo esto para multiplicar tu beneficio tres o cuatro veces a lo sumo. ¿De verdad merece la pena?


En MYOS pensamos que no... porque somos un tanto vagos y vamos a lo fácil. Preferimos no complicarnos la vida y fabricar nuestros zapatos dónde siempre se han hecho en La Rioja, en una planta de Arnedo. Así ha sido como se ha hecho en esta fábrica durante los últimos 25 años, trabajando con las mismas personas y la verdad es que no ha ido nada mal: no sólo se mantienen los puestos de trabajo sino que se encuentra ánimo para hacer locuras como ésta, zapatos personalizados de golf que vendemos únicamente por internet para intentar ofrecer un precio competitivo y justo al cliente. E incluso nos da para donar parte de nuestro beneficio a FARO.